By julio 29, 2013 Read More →

Arte público, empoderamiento y el nuevo rol del artista

El paracaidista de Héctor Zamora

El paracaidista de Héctor Zamora

El arte público que vemos en la actualidad está ligado a la transformación que han experimentado nuestras ciudades en las últimas décadas y al papel activista de ciertos sectores de la sociedad como generadores de cambio.

La construcción desaforada de los últimos años, dirigida por intereses meramente capitalistas, ha deshumanizado las ciudades que han ido perdiendo habitabilidad y abandonando su condición de lugar de intercambio y encuentro. Esta transformación del entorno ha ido en detrimento de nuestra calidad de vida, de nuestra manera de socializar, de compartir y hacer uso de los espacios comunes.

El arte decorativo y monumental de otros tiempos ha perdido vigencia, dando paso a un arte comprometido con las necesidades de las ciudades y sobre todo de sus habitantes, que reclaman el espacio perdido. El arte público del pasado, denominado “arte de rotonda” por Martí Perán ha dejado de tener sentido, la “museización” de la ciudad ha muerto, dice. Esta transformación abre las puertas a formas de empoderamiento, de recuperación y apropiación de un espacio que nos pertenece a todos y que ha sido expoliado. El arte público se reinterpreta y el artista adquiere otro rol, es el generador de ideas, creador de situaciones y por ende motor de cambio.

Mictlan de Ximena Labra

Este nuevo arte democratiza sus estructuras haciendo partícipe de su obra a la comunidad en la que va a actuar y escuchando sus necesidades. Por su parte el artista sufre una transformación profunda, deja su taller y sale de su “encierro” creativo para hacerse eco de los problemas de la sociedad y participar en ella. Su papel como artista se replantea e incluso se difumina con otras disciplinas con las que convive y trabaja, perdiendo su obra el carácter de originalidad, en tanto en cuanto que en ella contribuyen otros actores que también la definen. Para la artista y activista Suzanne Lazy, el artista es como “un antropólogo subjetivo que entra en el territorio del otro y presenta observaciones sobre las personas y los lugares mediante un relato sobre la propia interioridad. En este sentido se convierte en un conducto para la experiencia de los otros y la obra en una metáfora de la relación”.

En todo el mundo y aunque las necesidades y contextos de cada lugar son diferentes hay iniciativas de arte urbano que intervienen en cualquier debate social y político desde lenguajes muy presentes en nuestra sociedad, como el de Jenny Holzer, Krzysztof Wodiczko con recetas urbanas como las de Santiago Cirugeda, o piedras para el recuerdo de Gunter Demnig.

Comments are closed.