By julio 11, 2013 Read More →

de comida callejera, molotes y el vengador Moctezuma

Esperando para comer

Tacos, molotes, chanclas, delicias callejeras

Muchos turistas huyen de la comida callejera como de la peste, y no es de extrañar, porque Moctezuma acecha tras cualquier ingrediente dispuesto a cumplir su venganza, léase, una diarrea que se te lleve inodoro abajo.

Pero aquello de que las apariencias engañan, le va al sector gastronómico como anillo al dedo y uno se encuentra con gratas sorpresas o desagradables digestiones en todos lados y si no, miren lo que a veces nos ponen en ciertos restaurantes de mantel, más que sospechoso, créanme.

Por eso yo he aprendido a tomar en serio la sabiduría popular, que goza todavía de sentido común y si estando de viaje quiero hacer una parada para comer en un lugar desconocido, busco uno donde haya muchos camiones aparcados, todo el mundo sabe que es señal de que la comida es buena, a no ser, claro, que por despiste te pares en un table dance, entonces será señal de otra cosa.

Con los puestos de la calle pasa lo mismo, hay algunos de aspecto tremebundo que congregan más fieles que la iglesia en domingo, y de estos uno no puede desconfiar ni aunque quiera, tanta gente no puede estar equivocada, sobre todo tratándose del estómago.

Puestos de antojistos mexicanos

Puestos de antojitos mexicanos

En la calle 5 poniente de Puebla, casi esquina con la 16 de septiembre hay un par de locales de antojitos mexicanos que parecen brotar del estacionamiento, lugares muy pequeños con toldos para sombrear la espera y una carta de puras delicias poblanas.

A juzgar por las colas que se forman, supongo que todos tendrán su chiste, pero los molotes de papa y queso que me han preparado hoy en “antojitos la poblanita” son, sin duda, una delicia que hay que probar.

Las tortillas están echas a mano y la lista de ingredientes es larga, los hay de papa, queso o quesillo, tinga, pollo en adobo, huitlacoche, en fin, para todos los gustos. La tortilla se dobla sobre los ingredientes y se fríe, el resultado es tan crujiente y ligero que es un placer comerlo. Para los que estén a dieta, aviso que después del placer viene el arrepentimiento.

Molote de papa con queso y salsa de chipotle

Molote de papa con queso y salsa de chipotle

Agradezco el tip a mi amiga Rocío, poblana amante de las tradiciones y la gastronomía.

Comments are closed.