By junio 16, 2013 Read More →

El pico de gallo en la gastronomía mexicana

Gallos de barro

Los gallos de la fotografía son obra de un artesano anónimo de Izúcar de Matamoros, tierra de gran tradición alfarera, de sahumerios, candelabros y de los magníficos árboles de la vida que muchas familias producen desde generaciones.

Pero el post de hoy no va de estos animales de grandes picos y crestas, sino de una especialidad de la gastronomía mexicana que lleva su nombre, el “pico de gallo”, una de las salsas que acompañan carnes asadas, tacos y barbacoas, o que llegan a nuestra mesa como botana, acompañada de unos crujientes totopos.

Pico de gallo

Los ingredientes tradicionales de esta salsa fresca tipo ensalada son jitomate, cebolla, cilantro, limón y chile serrano. Hay otras variedades, dependiendo de la región y de la sofisticación de la cocina. La de la fotografía lleva aguacate, un ingrediente que le va perfecto.

Aviso para los que se inician en la gastronomía mexicana que es una salsa ligera y deliciosa, pero que puede picar mucho, dependiendo de la alegría con la que el cocinero le añada el chile serrano, chilito pequeño pero matón. A pesar de este, digamos, inconveniente, es totalmente recomendable, así que inexpertos, tomen un pañuelo para el moqueo, pero prueben, ya verán como repiten.

El por qué de este nombre no está claro, hay quienes dicen, que su color recuerda al plumaje de los gallos, no sé, miren los de barro y decidan ustedes mismos, otros que sus ingredientes están tan finamente picados que parece comida de gallos, quién sabe. Sea cual sea el origen, es un “must” de las salsas mexicanas.

Comments are closed.