By julio 16, 2012 Read More →

Las preciosuras de Ocotlán de Morelos, Oaxaca

Estas “bellezas” son de Ocotlán de Morelos, Oaxaca, las fotografié hace ya algunos años en la casa de un artista pariente de los Aguilar, la gran familia de artesanos del barro, a la cual pertenecen las hermanas Guillermina e Irene que son, sin duda, las grandes maestras.

Me las encontré sentadas en una repisa de cemento en posición seductora, provocativa, con unos diminutos trajecitos de lamé, de generoso escote y zapatillas de bailarina. Tenían la melena rubia, rubia de peluquería y llevaban los pequeños párpados de barro, entornados e inmóviles, sombreados de un azul eléctrico imposible de ignorar. Me cautivó el sex appeal que desprendían aquellas figuritas de tierra y agua.

Las observé durante un rato, casi esperando que me hablaran. En su estudiada espera, parecía que estuvieran ofreciendo sus servicios, lindas y descaradas y pensé, que quienquiera que fuera su autor, pretendía revelarse contra las fridas, santos y ángeles que han hecho famoso al pueblo y dar un lugar a otros personajes más mundanos. Más tarde, en otra visita, me las volví a encontrar, esta vez en el taller de Guillermina. Me divirtió enormemente saber que esta mujer andaba detrás de esas “monadas”.

El sincretismo de estos pueblos es único, consiguen con mucha naturalidad una convivencia armónica entre lo divino y lo humano, que se refleja en sus geniales manifestaciones artísticas.

Comments are closed.