By julio 1, 2013 Read More →

Los Alebrijes, la fiebre y las pesadillas de Pedro Linares

leon_alebrijeEl arte popular encierra a veces historias curiosas y en parte desconocidas que giran en torno a los artesanos, su vida y su obra. Una de las mejores es, sin duda, la de Pedro Linares, el gran artista que creó los alebrijes, figuras fantásticas de cartonería, mezcla extravagante de seres fantásticos de colores  y texturas brillantes que han dado la vuelta al mundo convertidos en preciados objetos de colección.

Pedro Linares tenía doce años cuando aprendió de su padre el oficio de la cartonería. Por aquella época elaboraban máscaras de carnaval, piñatas y judas que vendían luego en el mercado de La Merced.

Cuando Pedro tenía 30 años cayó muy enfermo. Tenía una úlcera de estómago de la cual no se cuidaba por falta de recursos, así que la enfermedad se agravó y cayó en una suerte de coma del que parecía no iba a salir.

Los familiares se reunieron en su lecho e iniciaron un velorio en el que no faltaron los cirios pascuales, cuenta su nieta. Mientras tanto, el artista se encontraba sumido en un profundo y febril sueño en el que paseaba feliz por un bosque encantador. Repentinamente aquel paisaje idílico se volvió animado y aparecieron seres extraordinarios con grandes alas, cuernos, dientes enormes y ojos feroces que le querían devorar. Una multitud comenzó a gritarle “alebrije, alebrije, alebrije”, el griterío era tal que sintió miedo y quiso salir de aquel lugar. Así fue como despertó en su propio velorio.

Cuando contó su sueño, vio que nadie podía imaginarse cómo eran aquellos burros con alas, o las serpientes de grandes fauces, crestas y patas de gallo, así que decidió elaborarlos y bautizarlos con el nombre que tuvieron en su sueño, “alebrije”. El artista decía al recordarlo, “estos animales que yo hago están muy bonitos, aquellos otros eran horrorosos, mucho pior”.

Su éxito despegó cuando una galería de Cuernavaca le compró varias piezas. La suerte quiso que Diego Rivera y Frida Kahlo las vieran. Los artistas quedaron muy sorprendidos con aquellos animales de caras grotescas, delicadamente esculpidos y pintados con complicadas tramas y vibrantes colores, y le encargaron varias piezas que hoy todavía se pueden ver en la Casa Azul, casa que compartieron Frida y Diego y en el Museo Anahuacalli en la Ciudad de México.

En 1990, dos años antes de fallecer a la edad de 86 años, Pedro Linares recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes por su gran trayectoria artística. Hoy sus hijos y nietos continúan con la tradición.

Gallo_Alebrije

Leonardo Linares

Leonardo Linares

Leonardo Linares

Comments are closed.